Logotipo ILARIÓN
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

sección CATÁLOGO ILARIÓN  
 
btnSerieNegra
 
btnfantasia  
   
btnSerieEmpresa  
   
btnSerieEnsayo  
   
btnSerieRecreo  
   
 
 


Candy City Blue sky. La Alianza del cielo azul Paraiso Asesino Los demonios de la mente El país de los ciegos estudio en esmeralda el espectador ideal
los muertos no cantan
portada El país de los ciegos

El país de los ciegos

Claudio Cerdán

Formato: 14 x 23 cm.
Impreso en b/n, 312 páginas.
Cubierta de Javier González Pacheco.
ISBN: 978-84-938572-7-1
PVP:
18 €

btnComprar

“Que te metan entre rejas es algo sencillo. Atraca un banco, roba tiendas, maldice a la realeza, golpea a tu mujer, a tus amigos o al perro, fuma en público, contrata a una puta, trapichea con pastillas, viola, mata, destroza o simplemente pide una hipoteca. Antes o después acabarás a la sombra con tíos changos rifándose tu culo a los dados”.

El Tuerto Durán sale de la cárcel tras cinco años, pero se siente viejo y acabado. Traicionado por su antigua banda, pronto vuelve a hacerse un nombre en una ciudad corrupta y hostil. La extorsión, el soborno y el tráfico de drogas son su tarjeta de visita. El Tuerto sólo entiende un idioma: la violencia. Y es todo un experto.

El dinero llega rápido, y también los problemas, con la aparición del cadáver de uno de sus camellos. Decidido a mantener su tapadera legal, El Tuerto investigará el asesinato perseguido por la policía y acosado por sus viejos compinches, viéndose sumergido en una trama de intereses que abarca desde la mafia rusa a la colombiana.
Y, entre la tormenta de plomo y sangre, las calles murmuran que Magallanes, el maníaco que casi lo mata en prisión, está de vuelta por el barrio.

Una novela repleta de personajes pintorescos, diálogos afilados, humor negro y crítica social. El país de los ciegos es una puñalada en el estómago, contundente y adictiva.

“Cerdán recupera la vertiente más salvaje del género, en la que la moral pasa a segundo plano o se transforma en una moral de asfalto, dura e incontestable. Por momentos me recuerda a lo mejor de los maestros Andréu Martín y Juan Madrid: el delito como código y discurso, medio de vida y carretera hacia el desastre”.
Carlos Salem