Logotipo ILARIÓN
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

sección CATÁLOGO ILARIÓN  
 
btnSerieNegra
 
btnfantasia  
   
btnSerieEmpresa  
   
btnSerieEnsayo  
   
btnSerieRecreo  
   
 
 

los muertos no cantan heredero de la alquimia Diario de una adolescente del futuro Resurrección. Crónica del Caido La Alianza de los 3 soles. 		 									Libro 1: Siempre amanece por oriente Lo siento, la cocina está cerrada La Alianza de los 3 soles. Libro 2: La niebla que cubre las aguas
La Alianza de los 3 soles. Libro 2: La niebla que cubre las aguas Malditos Terrícolas, ilarión ediciones
Portada Heredero de la alquimia

Heredero de la alquimia

David Mateo

Formato: 14 x 23 cm.
Impreso en b/n, 656 páginas.
Cubierta de Elena Dudina
Encuadernación: Rústica con solapas.
ISBN: 978-84-938024-4-8
PVP: 19,90 €

btnComprar

Más allá de la Pentápolis, en la tierra de la sal, donde los señores de Sodoma y Gomorra amasan sus riquezas y disfrutan de las mujeres más lascivas, comienza el rastro del alquimista. La maestra sunu Neferet y su discípulo Akbeth están dispuestos a seguirlo, aunque para ello queden atrapados en una telaraña de horrores que les sumergirá en un juego de dioses y falsos profetas.

El equilibrio del mundo está a punto de romperse. Elohím creó en la antigüedad los moldes divinos de las razas que pueblan los remotos dominios de Pangea y los dispersó a su voluntad. Muchos siglos después, extrañas criaturas asaltan las playas del Valle del Siddim y propagan la muerte entre los recolectores de asfalto que pueblan el Mar de la Sal.

La maestra sunu Neferet y su fiel discípulo Akbeth se embarcan en una cruzada que les llevará desde las fastuosas urbes de Sodoma y Gomorra hasta lo más profundo de Mesopotamia en busca de una verdad que podría sacudir los cimientos del mundo que conocen.

Embárcate con David Mateo en una aventura inolvidable por los recovecos de nuestra historia. Un mundo de egipcios y sumerios donde la sangre empaña la tierra del desierto y amenaza con llegar hasta los mismísimos cimientos de Jericó.